PAISAJES CONFUNDIDOS...

EL CUENTO DE NUNCA ACABAR…

Emilio-Romero-4

Cuando empezara a ser, la estampida estaba clara.
Parecería una imperceptible fuga, pero ella lo sabría,
porque ya no se respiraría allí con tanta facilidad,
ni podría aislarse para soñar.

El tiempo una vez más, maldito sea, lo había envejecido todo.
Ya no sabía ni que hora era ella, si se encontraba o no
en una historia inútil o teórica, o detrás de lo que es.

Debió alejarse desde el principio de aquel acuerdo inédito.
De las cosas que su corazón cerebral ya sabía;
y dejar de buscar aquel rostro enigmático, en el fondo de todo.

Porque así, todo ataque seguía siendo frontal y sin dudas,
pero ya empezaba a tener un orden; y las esperanzas,
mangas de camisa.

Justo y todo lo necesario para devolverla al mismo punto
donde un día desnuda, la vomitó la vida…

Sunyglez.

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.