EN MI COLINA...

“LA JAULA”

Mujer y jaula

Se abrieron la puertas de su jaula, pero en el suelo,
sólo habían cenizas. Frías, tan frías…Irremediablemente frías…

Y se sentó frente a ella, sin que sus pies tocasen el suelo.
Miro fijamente a la jaula y le dijo:

-¡Qué extraña es la vida! Toda la vida soñando con salir de ti.
Y ahora no puedo dejar de mirarte…

Sunyglez

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.