ENCIERROS E INTERIORES...

“LA PIEZA QUE ME FALTA”

483901_10201025884638103_793985111_n

Y mira que me lo he pensado mucho antes de traerte hasta el blog. Pero es que si no hubiera algo de ti aquí, este blog seguiría teniendo sentido, pero siempre serías la pieza que le falta. Y ya me faltas lo suficiente. Así que…mi eterna musa…aquí estás. Qué le voy a hacer si te sigo queriendo y echando tanto de menos. Todos, absolutamente todos los días, esos que tú llamabas, de mi extraña vida…

A mi cuñadita linda…

Quisiera estar contigo allí. Allí  dónde nada me atara a la desgracia que reguló mi vida;  y me deje de acechar de una vez por todas, la estupidez…

Allí, a tu lado, dónde siempre quiero estar. Aunque tu aspecto sea borroso, apenas se escuche tu voz y tu pensamiento fuera contagioso.

Dónde todo fuera como era ¿Recuerdas? Suficiente para mi, con estar cerca de ti…Pues ahora, sólo te conservo en la memoria.

Sabes que hace mucho tiempo que me hubiese ido contigo de no estar atada a las cadenas de este espacio sin medidas…

Que pasé muy cerca de ti una noche, pero no lo pude prolongar. Pues un maldito alguien se atrevió a rezar por mi para que volviera.

Que te tengo a mi lado sólo en los sueños fugaces; y que te echo de menos, en presente, en pasado, en futuro y  a diario…

De lo que me pediste, te juro que aún lo intento. Ya sabes, “lo de eso” que me hiciste prometer, ¿Te acuerdas? Lo de ser feliz por ti…Pero dejé de creer y también en las promesas, nada más marcharte y lo sabes.

Me he equivocado en todo. Incluso con tus hijos, que era lo que más te importaba en esto que llaman vida. Y mis acciones por lo visto, siguen siendo incorrectas, desordenadas e insuficientes, a ellos y a todos. Pero como siempre ¿verdad?… En cuanto a mi corazón, lo siento, sigue sin estar a la altura de nadie. Pero se que te alegrara saber, que muchos de mis tiempos, han dejado de sangrar. Todos aquellos que solo tú conoces.

Si, me sigue pesando tu ausencia, con el alma y con tu tumba. Pero sin ti, a veces, no más que la vida…Afortunadamente, como dijo Virginia…tu mirada desde el amor eterno, aún ilumina  mi senda…

Dos cafés con leche por favor… A eso de las cinco y diez…

À la vie et à la mort (Es, ya sabes…Un para siempre y con toda el alma)

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.